Spoilés ! « L'aryanisation » économique en France, 1940-1944 (¡Espoliados! La "arianización" económica en Francia, 1940-1944). 2010 — Museografía

Exposición dentro del antiguo Parlamento de Grenoble sobre el expolio y exterminio del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial durante la ocupación alemana de Francia y el régimen de Vichy. 

Premios: Prix de la memoire, B’Nai B’Rith, Francia 2010

Institución impulsora: Musée de la Résistence et la Déportation de l’Isère

Ubicación: Grenoble, Francia

© Fotografía: Musée de la Résistance et de la Déportation à Grenoble

© Dibujos: Ignasi Cristià i Garcia

Esta exposición se realizó en la sala de los Pasos Perdidos del antiguo palacio del Parlamento de Grenoble. Es el resultado de las investigaciones del historiador Tal Bruttmann en torno a las políticas de aislamiento y expolio de la sociedad judía durante el régimen político de Vichy entre 1940 y 1941 bajo la denominación de “arianización económica”.

La institución buscaba exponer los documentos históricos que dan testimonio de estos hechos, pero había un exceso de información y una documentación de carácter monótono. Nuestra propuesta consiste en reproducir estos documentos, evitar las costosas condiciones de conservación de los originales, y centrar el diseño de la museografía en la experiencia de la deportación. Para ello se dispone en la planta baja cuatro cajas, en forma de primitivos discos duros o contenedores que buscan señalar la importancia de la memoria y el recuerdo, donde se hallan reproducciones de fotografías y documentos personales y oficiales. Las únicas piezas originales que se exhibieron fueron un ejemplar de la Torá, y un volumen del Mein Kampf, lo cual les concedía un especial simbolismo.

En la planta superior se explica cómo sucedió el expolio de los bienes de los judíos y cómo este fue el inicio de un viaje hacia los campos de concentración. En esta zona hay dos piezas principales. La primera es una instalación que recrea la atmósfera del expolio y pretende generar empatía con el visitante: el interior de una casa vaciada, donde las huellas de los objetos que llenaban las paredes aún pueden apreciarse recortadas sobre el fondo. Para enfatizar el carácter escenográfico, esta pieza se construyó completamente levantada a unos 50 cm sobre el nivel del suelo, de manera que cada vez que alguien abría y cerraba la puerta de entrada toda la estructura temblaba. Desde fuera esta estancia recuerda de nuevo a un embalaje, estética que aparece en toda la exposición.

Después de atravesar una zona que reproduce imágenes de la Segunda Guerra Mundial, llegamos al final de la exposición con otra instalación que busca ser el negativo de la primera: una caja negra inaccesible, pero cuyo interior podemos observar a través de grietas. Dentro se encuentran los retratos retirados de la habitación anterior, fotografías de personas reales que sufrieron este violento embargo. Se trata de un memorial, un espacio donde los vivos no pueden entrar, y su principal mensaje es que no solo se expoliaron sus casas, sus bienes, sino también sus vidas. Solo el 20% de los judíos expoliados recuperaron sus pertenencias. 

Web Musée de la Résistence et la déportation d’Isère