Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre. 2018 — Museografía

La exposición tiene por objetivo trasladar al visitante a los escenarios mágicos del famoso barrio de París durante la Belle Époque. Para ello, el discurso se articula como un diálogo entre espacios exteriores –que representan las calles de Montmartre– y espacios interiores –que evocan los locales nocturnos donde artistas, intelectuales y otros personajes de la bohemia se reunían–.

Producción: Fundació Bancària “la Caixa”, Russel Collection y otras instituciones 

Ubicació: Barcelona i Madrid

© Fotografia: Pepo Segura

 

Cuando accedemos a la exposición nos encontramos en un espacio de vocación urbana, que viene reforzada por la geometría irregular de las paredes y los tonos grisáceos y neutros. Esta ambientación contrasta con la de los espacios interiores, caracterizada por vivos colores, papel pintado, iluminación tenue y cortinajes de terciopelo que nos trasladan a otra época.

 

Todo es evocación y estilización en Toulouse-Lautrec and the Spirit o Montmartre. El objetivo ha sido desde el primer momento sumergir al visitante en un escenario sugerente, que nos ayude a comprender y a contextualizar las obras sin restarles protagonismo. Esto se consigue a través de elementos escenográficos estilizados y abstractos en los dos tipos de espacios. El exterior emula un paisaje urbano nocturno iluminado por farolas que revelan un tramado de adoquines sobre la moqueta de la sala. En cuanto a los interiores, el efecto se consigue a través del color y la escenografía inspirada en las artes decorativas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. A las molduras y los telones se suman las puertas de madera, los bancos y las lámparas de araña. Estos elementos no pertenecen a ningún estilo concreto, si no que se han diseñado y seleccionado expresamente para que no resulten demasiado figurativos, y queden siempre en un segundo plano con respecto a las obras.

 

En conclusión, todos estos recursos se han empleado con el objetivo de buscar la coherencia adecuada entre los conceptos e ideas contenidos en el discurso expositivo con la sala que los acoge, trasladándonos a una época llena de creatividad, de música, de magia y de bohemio hedonismo.

Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre
Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre