Los pilares de Europa. 2017 — Museografía

Exposición procedente del British Museum sobre la conciencia religiosa y la visión del mundo medieval, a la que se sumaron piezas de la Colección Marès de Barcelona, del Museo Arqueológico Nacional de Madrid y del Museu Nacional d’Art de Catalunya.

Institución impulsora: Fundació Bancària “la Caixa”

Ubicación: Barcelona, Madrid, Zaragoza

© Fotografía: Pepo Segura

“Los pilares de Europa" es una exposición sobre la interculturalidad racial y religiosa durante la época medieval. En este tiempo, el mundo terrenal era considerado un lacrimarum valle, un valle de lágrimas, y el cuerpo un despreciable conglomerado de entrañas. Es el culto al espíritu, a la vida tras la vida, el que determinará la voluntad y el destino de las sociedades medievales. Para evocar esta sensación de espiritualidad, la exposición se ordena en forma de cruz latina, como la planta de un templo, en cuyo centro o crucero se encuentra una espacio circular y una vitrina que representa la Tierra que la conciencia medieval imaginaba plana. El transepto de la cruz representa el poder de la monarquía, mientras que la nave central está dedicada al poder de la iglesia. Esta nave se subdivide a su vez en tres áreas: la vida en las ciudades, los tesoros celestiales y la vida en la corte.

Una de nuestras aportaciones más importantes fue el diseño de las paredes. En lugar de construir paredes ciegas de gran altura que comprimieran el espacio, lo que se planteó fue sacar a la luz la estructura de los módulos de cartón-yeso que habitualmente utilizan las salas de exposiciones, dejándola a la vista. Sobre estos módulos estructurales se van colgando los paneles y se van encajando las vitrinas, de manera que entre las barras de estos soportes se generan huecos y transparencias. Las vitrinas emulan capillas y hornacinas, y el orden pautado y la verticalidad recuerdan a la estilización de las arquitecturas góticas. Las piezas expuestas son a menudo de reducido tamaño, como cruces, anillos, broches, medallones, monedas, espadas, piezas cerámicas, figuras de madera policromada o relieves, y esto a veces supone una dificultad para el visitante. Por eso se disponen paneles sobre las vitrinas con fotografías ampliadas que ayudan a contemplar las obras, así como a identificar los contenidos desde la distancia.