Mujeres. Los caminos de la libertad. 2008 — Museografía

La exposición muestra la lucha de las mujeres a lo largo de la historia por los derechos y las libertades. Casi 300 objetos permiten seguir el recorrido histórico del movimiento feminista, tanto en el ámbito internacional como en Cataluña.

Institución impulsora: Museu d’Història de Catalunya

Ubicación: Barcelona, Cataluña

© Fotografía: Ignasi Cristià SL

La historia de la mujer y su lucha por los derechos civiles está teñida de claroscuros. Esta es la idea que se persigue con el diseño de esta exposición. En consonancia con las piezas que llenan las salas, el espacio se va transformando, se comprime y se libera para representar escénicamente los altibajos de la historia del feminismo.

El recorrido comienza a lo largo de un muro que se deconstruye progresivamente y un techo que va descendiendo, provocando una sensación de desasosiego. A continuación, un espacio dedicado a los avances de la Revolución Francesa se materializa en una reproducción de la silueta de la ciudad de París y una gran bandera de Francia compuesta por una textura de figuras humanas en muchedumbre. Como contraposición, la siguiente sala muestra el concepto del ángel del hogar en el siglo XIX, mediante escenas deconstruidas de interiores domésticos. Entre ellas, dentro de grietas de luz, se muestran mujeres que escaparon de esta jaula dorada.

El siguiente espacio representa la esperanza tras la Declaración de Seneca Falls, y aquí el espacio se eleva, se descomprime y se duplica disponiendo un gran espejo en el techo, con una luz al final de la sala que representa este hálito de esperanza. Sentimiento que de nuevo se desvanece ante la llegada del franquismo, un espacio negro y angustioso que parece desdibujar los logros de épocas anteriores. Una pequeña ventana de luz nos anima a no perder el espíritu de lucha, que se engrandecerá y manifestará en las siguientes salas a través de iconos como Virginia Woolf, Doris Lessing o Simone de Beauvoir, así como de los movimientos feministas durante la transición y el período de la democracia en España. La última sala, una explosión de color y actividad, muestra un sinfín de carteles suspendidos que nos trasladan al escenario de una manifestación por los derechos del movimiento feminista. Representa la conquista del espacio público, pero también la ilusión eterna de la igualdad frente a un terreno que, una vez ganado, siempre amenaza con retroceder si no es constantemente defendido. 

Web Museu d’Història de Catalunya